Sundance 2021: Iuli Gerbase y ‘The Pink Cloud’

Por Fabiola Santiago

Un gas tóxico que es letal tras 10 segundos de contacto aparece una mañana en la forma dulce de una nube rosa para congelar a la humanidad. La película The Pink Cloud (A nuvem rosa, 2021) es la ópera prima de la directora brasileña Iuli Gerbase y fue tal vez una de las películas más visionarias del Festival de Cine de Sundance en su edición pandémica. Filmada en 2019, la cinta nos ubica en la relación que nace entre Giovana (Renata de Lélis) y Yago (Eduardo Mendonça) en el momento en el que su encuentro sexual de una noche se convierte en una vida en pareja por la amenaza que, repentinamente, obliga a todo el mundo a quedarse entre paredes. Incertidumbre, planes que no fueron y un tiempo que se estira en el encierro son asuntos que, aunque escritos hace unos años por la cineasta, resuenan con nuestro presente. En entrevista, la cineasta originaria de Porto Alegre habló acerca de las ideas volcadas en su primer largometraje.

Iuli Gerbase, directora de 'The Pink Cloud'
Iuli Gerbase. Cortesía de Sundance Institute.

Lumínicas (L): Sabemos que esta película, a diferencia de otras de la programación de Sundance 2021, no surgió de la pandemia de COVID-19. ¿De dónde vino entonces la idea para tu película y que era lo que querías explorar?

Iuli Gerbase (IG): Cuando hicimos la película no teníamos idea de la pandemia, estábamos haciendo nuestra vida normal. Yo quería explorar la relación de una pareja que está en una situación muy particular, que están presos juntos por muchos años, sin que se conocieran de antes. Solo querían pasar una noche juntos y de repente viene una nube y los atrapa. La idea era explorar esa situación absurda con una nube rosa misteriosa y trabajar los puntos de vista de los personajes. Yago se adapta mucho mejor que Giovana; para ella es una prisión y una tortura, pero para él la vida está bien, se adapta. Esos puntos de vista hacen que se distancien mucho, ven que son personas diferentes. Es como si la nube la botara a ella en un lugar que no era el lugar en el que quería estar. Esa era la temática más feminista del filme, ver cómo la nube va induciendo al personaje de Giovana a una vida que es lo que la sociedad espera de la mujer: estar casada, con hijos, en la casa. No es lo que ella quería para su vida, pero es lo que tiene que hacer una vez que llega la nube rosa.

L: Vi ese comentario en la película, sobre todo porque la situación parece tener más beneficios para Yago que para Giovana. Y podría estar pensando de más, pero ¿el color de la nube tiene algo que ver con los roles de género?

IG: Sí, así es. El color de la nube, ese rosita claro, es un color que generalmente se asocia con las mujeres desde pequeñas. La idea era que la nube fuera de un color asociado a las mujeres y que no pareciera amenazadora. Es hasta seductora. Pero para Giovana, mientras más tiempo pasa en ese departamento siempre iluminado por ese color rosa, la situación se hace más sofocante. La nube la va dejando en ese lugar programado para las mujeres y ella va sufriendo cada vez más.

The Pink Cloud. Cortesía de Sundance Institute.

L: ¿Te inspiraste en otras películas o historias para esta cinta?

IG: Sí, tuve dos inspiraciones importantes. El ángel exterminador (1962), de Luis Buñuel, y la obra A puerta cerrada, de Jean-Paul Sartre. Y una referencia para el tono, más en la estética y la narrativa, fue Melancolía (Melancholia, 2011), de Lars von Trier.

L: Este año el festival de Sundance tuvo varias películas distópicas, varias hechas durante el confinamiento. Sin embargo, el tema no es nuevo. ¿Por qué crees que nos atrae tanto?

IG: Creo que en general nos gusta ver mundos diferentes, situaciones diferentes, de cómo el ser humano se adapta y reacciona en esas situaciones extraordinarias. Lo gracioso con A nuvem rosa es que la película ya era así y de repente se volvió muy parecida a nuestra realidad, fue una coincidencia absurda. Pero creo que nos gusta ver la adaptación humana, nuestra voluntad de sobrevivir, nuestras ganas de luchar. Y ahora estamos viendo también nuestra adaptación en la vida real.

L: ¿Cuál fue para ti el desafío formal con esta película para que no llegara a ser monótona y no fuera solo de la cámara a las pantallas de los personajes?

IG: Nosotros siempre pensamos en no cansar al espectador. Porque además de que sucede solo en un departamento, tienes a dos actores prácticamente el 90% del tiempo. Buscamos variaciones de tonos de rosa, por ejemplo. Desde el guion, a pesar de que están en un departamento suceden muchas cosas y hay varias fases de vida. También están los otros personajes para ayudar con las historias paralelas, como el padre de Yago y la amiga de Giovanna. Estéticamente también hay momentos verdes, cuando ellos hacen una fiesta y para mí eso era un gran alivio. Después, cuando ella está deprimida, el departamento es más oscuro y la nube más rojiza. Buscamos tener una variedad de momentos, colores y situaciones, aunque fuera en el mismo lugar.

The Pink Cloud. Cortesía de Sundance Institute.

L: En general, ¿cuál es la situación de las mujeres en el cine brasileño?

IG: Hay varias mujeres, como Juliana Rojas, una directora brasileña muy buena que fue a Cannes, o Anita Rocha que también fue a ese festival, además de mujeres de generaciones anteriores que también fueron a Sundance. Creo que esto está creciendo, y desde tiempo atrás las mujeres estaban mucho en la producción, pero eran los hombres quienes estaban dirigiendo. Y ahora tenemos cada vez más mujeres brasileñas en la dirección. Lo que siento es que todavía hay una reacción de extrañamiento de los hombres en el propio equipo cuando una mujer está en el puesto de directora. Y a veces no hacen caso y tienes que decirles que deben escucharte. Pero creo que está mejorando y en general ya hay más espacios como Sundance, que tuvo 50% de películas dirigidas por mujeres. Creo que eso es genial y espero que otros festivales repitan esa gran estadística.

L: En la presentación de la película dijiste que sería bueno que nos preguntáramos qué es para nosotras la nube rosa. Entiendo que es una metáfora de aquello que nos impide avanzar en la vida, ¿es así?

IG: Sí, o es aquello en tu vida que disminuye tu libertad. A veces puede ser la familia, los vecinos, el trabajo o una cuestión de salud. O una misma, si no consigues dejar de reprimirte. Pero yo lo veo en la película desde la cuestión femenina. Escribiendo el guion reflexioné mucho sobre la libertad y creo que nadie es 100% libre. Es normal, tenemos reglas y vivimos en una sociedad.

L: Y como cineasta, ¿qué es para ti esa nube rosa?

IG: Yo veo que todavía hay una preocupación comercial en el cine, que a veces es extenuante. Claro, es bueno tener distribuidores y todo, pero por ejemplo, a veces te dicen “la película dura 1:45, sería bueno que durara 1:30”. No conseguimos cortar esos 15 minutos y qué bueno que no tuvimos que hacerlo. Pero creo que todavía está esa preocupación. Yo entiendo que no es un arte, sino un trabajo comercial y también un producto. Y aun así creo que en Brasil todavía hay más libertad que en Estados Unidos, porque en Estados Unidos es el productor el que manda y si necesitas cortar ellos escogen. Y creo que la manera en la que pude hacer la película en Brasil fue bastante libre, tuvimos financiamiento público, pero no tuvimos restricciones creativas y pudimos desarrollar el guion que propusimos. Por ese lado fui muy feliz trabajando con un equipo que pude escoger.

The Pink Cloud Iuli Gerbase
Cortesía de Sundance Institute.

Quédate con nosotras: La pantalla fría del desafecto y un reencuentro.

Fabiola Santiago Padilla. Reportera y crítica de cine. Hago preguntas y escribo historias reales y fantásticas. Investigo sobre entretenimiento, cultura, y las representaciones de las mujeres y de las diversidades en la pantalla.  Veo películas y las comento. 

2 Comentarios Agrega el tuyo

Deja un comentario